Ainsa Zona 0 universo paralelo del MTB

Si tiramos de hemeroteca podemos comprobar como los conocidos como padres del MTB comenzaron este deporte al más puro estilo Enduro como demuestran todas las imágenes y filmaciones de la época, se dedicaban a recorrer con sus
bicicletas tipo Cruiser modificadas y adaptadas, todas esas zonas que hasta la fecha no se podían transitar en bicicleta normal, haciendo hincapié en senderos tanto de subida como de bajada y si podían ser de bajada mejor que mejor.

oldmtb_repack

Desde sus inicion el Mtb como modalidad ciclista ha sufrido mutaciones a la hora de prácticarlo, ramificandose de esta forma en diferentes especialidades que hoy en día todos conocemos como Rally, Maraton, All Mountain, Enduro, Dh

LA GRAN DEZA DEL MTB
La grandeza de este deporte radica en la capacidad de adaptación que tiene, pero ¿Por qué sufre tantas mutaciones?
Yo lo comparo con la teoría de la evolución de Darwin, si bien la naturaleza y animales se adaptan en forma y tamaño a su entorno natural, los Bikers de todo el mundo casi de forma camaleónica se adaptan al entorno que les rodea. Es decir, que si vives en una región donde predominan los grandes llanos y muy poca montaña, tu adaptación al Mtb será poco técnica y muy rodadora, y viceversa si tu lugar de practica es más montañosa.
Pero claro está, somos seres humanos descendientes directos del Homo Sapiens y nuestro poder evolutivo es mucho mayor que el de los animales, por lo que siempre que queramos podemos adaptarnos a cualquier entorno simplemente con un buen entrenamiento y maquinaria específica.

AINSA PARAISO ENDURO

En este escenario natural que es Ainsa, uno de esos lugares en donde los bikers han tenido que adaptarse al terreno que la gran madre Natura les ha regalado, y al cual cientos de bikers de todas partes vamos como abducidos por un universo paralelo para disfrutar de sus mil y un senderos ávidos en encontrarnos con la curva perfecta o esa rampla de despegue que nos haga volar unos cuantos metros, afortunados ellos por tenerlo en casa, no menos afortunados  nosotros por tenerlo en nuestro país.
Cada vez que realizo uno de mis viajes para montar en bicicleta me ratifico más en la idea de que España es un autentico paraíso para el MTB y ciclismo en general.

¿Como nació la idea?
Zona Zero Pirineos nace en 2011, gracias al trabajo de una asociación de amigos creada para la recuperación de caminos y sendas (más de 150 km. abiertos) de la comarca cuenta con 13 rutas para todos los niveles y especialmente pensada para la práctica del Enduro, la dificultad media de las rutas es mayor que en otros Centros BTT del
país, a pesar de lo cual se pueden encontrar rutas casi para todos los niveles, que van desde color verde para las más asequibles, pasando por azul, rojo y negro para las de mayor dificultad, aquí una ruta roja ya es un desafío.

Disfrutar de 150 kilómetros de senderos que discurren por caminos ancestrales, atravesando valles, bosques y núcleos rurales. Cada rutas con su sabor personal y paticularidades, sensaciones de nostalgia al paso por pueblos abandonados y ver sus casas medio derruidas, caminos históricos donde contemplar lo mejor del románico y rural disfrutando de un entorno natural incomparable, y desde luego siempre a través de una red de senderos de una calidad excepcional.

Cuatro ejemplos de rutas

1. VERDE:
Torre y Esconjuradero de Guaso
Una ruta alrededor de Ainsa para realizar en familia y disfrutar de uno de los miradores con más magia del Sobrarbe:

ruta_01_el_esconjuradero_de_guaso_v2_0

El Esconjuradero de Guaso.
Se precisa un mínimo de forma física ya que se suben aprox. 250 m. de desnivel y hay alguna rampa dura, pero ahí acaba toda dificultad. La ruta recorre parte de la ribera del
río Ara, flanqueando el cauce para luego ascender por carretera local a una colina cercana, donde se levanta el pequeño núcleo de Guaso.

guaso2

En Guaso dejamos la carretera y nos internamos en el hermoso pueblo, casas de piedra entre terrazas de oliveras centenarias. Antes de continuar ruta conviene terminar de subir hasta lo alto del pueblo, porque la recompensa vale mucho la pena: coronamos la colina y toda la ribera del río Ara yace a nuestros pies, mientras al fondo las innumerables montañas pirenaicas cierran la vista.
A nuestro lado se yergue la iglesia de Guaso y el Esconjuradero, templete
cuadrangular con aberturas a los 4 puntos cardinales que servía para esconjurar
tormentas y que es exclusivo del Pirineo Aragonés. Su uso entre lo cristiano y lo pagano hizo que fuesen prohibidos por la Iglesia Católica.
Una vez disfrutado del lugar, bajaremos hasta Ainsa entre campos de siembra.
Lugares de interés:
Una vez en Margudgued se puede continuar por el mismo margen del río Ara, siguiendo un camino hasta la orga de Boltaña, una amplia poza al lado del pueblo, lugar perfecto para un baño en verano.

Guaso, con su iglesia y Esconjuradero.

Se encuentra en las proximidades de la iglesia, formando un conjunto con ella en la parte alta del pueblo, en el llamado barrio del Tozal. Disfruta de una amplia panorámica hacia el norte, dominándose desde allí el  Valle del Ara, Monte Perdido, los Treserols y la zona de Peña Montañesa, según es habitual también en los esconjuraderos, cuya misión de ejercer un “control de la climatología” aconsejaba situarlos en ubicaciones dominantes respecto al territorio circundante.
Hay fuentes,en Ainsa, Margudgued Guaso.
Dificultad: VERDE
Distancia: 16,38 km.
Desnivel Acumulado: 254 m.
Señalización: Balizada
Terreno: 60% pista y grava 40% asfalto
Salida: Ainsa- Puente río Ara.

2. AZUL:
Pueyo Soto y Badlands
Recorrido asequible para todo el mundo por un terreno de margas (badlands) y pinares donde las grandes cárcavas y barrancos son los protagonistas.

311738_2201987248164_1507610272_n
En general no tiene ningún tramo complicado y se compone primordialmente de pistas de tierra y asfaltadas. Existen dos desvíos alternativos para acortar o modificar ligeramente la ruta que, si bien algo más complicados, cuentan con el atractivo de pedalear sobre las propias margas, a caballo entre profundas cárcavas y  los sembrados verdes, es la época más bonita para realizarla.

Elpuello
Desde Ainsa tomamos la escollera del río Cinca para posteriormente desviarnos a la derecha por una pista entre campos de cultivo que pasa al lado de la ermita de Sta. Ana y comunica con la carretera que lleva a El Pueyo de Araguás, precioso pueblecito
encaramado a una colina rodeada de campos y pinares. Seguiremos atravesando un territorio ondulado donde los sembrados se mezclan con barrancos de margas y pinares
mediterráneos, siempre sin grandes dificultades. Tras cruzar por varias pequeñas aldeas al pie de la sierra de Sta. Catalina, la ruta nos introducirá en el barranco del Soto, de cauce perfectamente ciclable que será el bonito colofón a una ruta tan agradable
como factible. Existen dos desvíos por los badlands, uno en la carretera antes de llegar a
El Pueyo de Araguás que por un corto sendero margoso nos conduce a la salida de este último barranco, y otro en El Soto que también por unas margas, algo más complicadas pero preciosas, nos dejarían casi en ese mismo sitio, unos 200 m. carretera arriba.

Lugares de interés:

El Pueyo de Araguás.
Herrería de El Soto.
Zonas de margas (badlands).
Fuentes sólo en Ainsa.
Dificultad: Azul
Distancia: 17,64 km.
Desnivel Acumulado: 351 m.
Señalización: Balizada
Terreno: 60% pista forestal 40% asfalto
Salida: Ainsa

3. ROJA.
Vuelta a la Peña Montañesa


Un gran reto para el biker. Una ruta mítica en un ambiente excepcional bajo las abruptas paredes de la Peña Montañesa (2291 m.). Es necesario estar en buena forma ya que el desnivel es considerable y además se hacen muchos km. sobre senderos (14 km.). Los senderos que se hacen son de altísima calidad y técnicamente asequibles salvo puntos
muy concretos. Recordad que para realizar esta ruta es imprescindible el GPS con el track de la ruta, pues en ella las señalizaciones son las mínimas indispensables.

800px-Oncins_(Os_Molins)
Partiendo desde el bonito pueblo de Oncins, en la falda de la omnipresente Peña Montañesa, pasaremos primero por el monasterio de San Victorián (el monasterio más antiguo de España del que se tienen referencias históricas) para a continuación navegar por pistas entre unas bonitas zonas margosas, atravesando barrancos que nacen siempre
del corazón de la Peña y hermosos pueblecitos de piedra. El recorrido tiene varios tramos de sendero de muchísima calidad que atraviesa bosques tan diferentes como robledales y hayedos, bosque mixto o pinares y para finalizar un inacabable mar de encinas, casi sacado de un cuento de hadas, por el que nos deslizaremos a velocidad de vértigo sorteando los troncos.

1894_g
A mitad de ruta hay que ascender una desafiante subida de mucho desnivel que a modo de recompensa termina en Cullivert, una amplia zona de pastos a más de 1.500 m. de altitud. Estamos rodeados, al sur por los paredones de la Sierra Ferrera y al norte la inmensa mole del macizo de Cotiella (2912 m.). Pasaremos por territorios tan diferentes
como son las vertientes norte y sur de la Peña Montañesa, ganando espectaculares
collados de vistas inacabables y para terminar disfrutaremos de un descenso vibrante que combina rápidas diagonales con pasos estrechos y comprometidos donde el vértigo no es una opción.
No olvides la cámara de fotos, es tan importante como la bici en días como el que te espera.
Lugares de interés:
Monasterio de San Victorián.
Iglesia románica de San Juan de Toledo con frescos en las paredes.
Hay fuentes en Oncins, Viu, el collado de Cullivert y La Collada.
Dificultad: Roja
Distancia: 50 km.
Desnivel Acumulado: 1529 m.
Señalización: Sólo GPS
Terreno: 55% pista, 15% asfalto, 30% sendero
Salida: Oncins Cuatro ejemplos de rutas 96

4. NEGRO:
Viaje al Inframundo
Probablemente la joya de la Corona del Centro BTT Zona Zero Pirineos, otra de las Grandes Rutas y la que más se adentra en el Biello Sobrarbe, la zona que más conserva el espíritu ancestral y secular de la zona. Ruta dura, muy dura y con una ingente cantidad de senderos y caminos tradicionales. Ruta que abarca terrenos inhóspitos y olvidados de la civilización. Ruta que hace justicia a su nombre.


Recordad que para realizar esta ruta es imprescindible el GPS con el track de la ruta, pues en ella las señalizaciones son las mínimas indispensables.
Sale de Ainsa dirección Margudgued, Sieste y Morcat, subida larga y severa por un terreno árido y rico en cajigos (robles) que conviene tomarse con paciencia. Una vez en el pueblo de Morcat, tras disfrutar de sus preciosas vistas, seguimos dirección PuyMorcat
y al rato tomamos una pista muy rota y con repechos durísimos que nos va a llevar a la cima de Crapamote (1300 m.), lugar que cuenta con unas maravillosas vistas de 360º que nos permiten ver tanto el Pirineo como el valle del Ara, el bajo Cinca y todo el Parque Natural de Guara.

Nos permitirá visionar casi desde el aire todo el recorrido que llevamos y el que nos
queda por delante. A partir de aquí comienza un interminable sendero, que con cortos enlaces de trocha nos va a acompañar las siguientes horas.
Camino que sigue cresteando un buen rato entre pinos, abrizones y carrascas (encinas), hasta que comienza un descenso por terreno muy pedregoso que finaliza en un collado llamado Cuello Lecina. Se convertirá en estrecha y frondosa senda que sigue el discurrir
del barranco de La Ripa y tras convertirse en trocha llega a las casas del mismo nombre, donde pese a lo recóndito de las mismas todavía hoy vive gente. Todo este tramo recorre por el fondo del valle toda la cara noreste de Crapamote, océano de carrascas (encinas)
impenetrable y misterioso.

De nuevo transformado en sendero, la ruta continúa bajo la ladera de carrascas hasta llegar a la deshabitada aldea de La Lecina. Tras un nuevo trozo de trocha, vuelve a aparecer el sendero, que ya dentro del mar de carrascas nos lleva subiendo primero y
luego descendiendo hasta Gabardilla.
Han sido muchos kilómetros de sendero de altísima calidad, de dificultad media y que a buen seguro recordaréis mucho tiempo. Pero queda lo mejor, y es que aún llegaremos a Buil, donde de nuevo tomaremos otro sendero, el famoso Sarrastaño, quizá los mejores
2 km. de descenso de toda la comarca.
Este camino, tras asomarse al imponente mirador del Sarrastaño y descender sus escarpados riscos, cruza los amplios campos de labranza de Sarratias y pasa por su hermosa y deshabitada hacienda continuando hasta el río Ena. De aquí, una pista
nos lleva a Guaso y el corto pero intenso camino de Los Pacos nos devuelve por fin a Ainsa. (Si quieres aumentar la dureza de la ruta y su cantidad de senderos, te recomandamos la variante “¡¡Vuélvete loco!!”)
Lugares de interés:
Morcat, pueblo deshabitado con hermosas casonas y maravillosas vistas.
La Ripa, el pueblo habitado más recóndito del Pirineo Aragonés.
El insondable océano de carrascas de Crapamote es uno de los bosques
más hermosos, secretos y arcanos de Aragón.
Buil y sus 2 iglesias, sito en una piramidal colina que se alza en un enorme
altiplano.
Balcón y circo del Sarrastaño.
Hacienda de Sarratias.
Fuentes en Ainsa, Margudgued, Morcat,
La Lecina, Buil y Guaso.
Dificultad: Negra
Distancia: 61 km.
Desnivel Acumulado: 1550 m.
Señalización: Sólo GPS
Terreno: 50% pistas rotas, 15% asfalto,
Salida: Ainsa

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: